Pa'Mérida - Guía turística y cultural

Registre su servicio,

en pamerida.com, el servicio es gratuito, hoteles, posadas, restaurantes, zonal libre. comunicase con nosotros a través de info @ pamerida.com
Home Edo. Mérida Biografías Tulio Febres Cordero
Tulio Febres Cordero PDF Imprimir E-mail
Domingo, 18 de Enero de 2009 07:34
Addthis
Tulio Febres Cordero nació en Mérida el 31 de mayo de 1860. Hijo de Foción Febres Cordero y de Georgina Troconis y Andrade. Sus primeras enseñanzas las recibe de sus padres y de sus tíos Favio Febres Cordero e Indalecia Almarza, pasando luego a la Escuela de Varones de Mérida.

En 1871 ingresa a la Universidad de Los Andes para seguir los cursos de Latinidad y Filosofía, graduándose de bachiller 7 años después. Durante esta etapa toma lecciones de diversos oficios que le serán de gran utilidad en el futuro: zapatería, relojería, tipografía, encuadernación, caligrafía, dibujo y pintura.

Tras haber cursado también estudios superiores de Leyes en la Universidad de Mérida -ciudad en la que, afincado desde su infancia, pasó la mayor parte de su vida-, no quiso recibir titulación alguna hasta que, en 1900, por iniciativa de sus antiguos profesores, aceptó un graduado que debía haber obtenido dieciocho años antes, cuando puso fin a una carrera que, ya por aquel entonces, rechazó como base de su actividad profesional.

En efecto, el joven Tulio Febres no quiso ejercer la abogacía al término de sus estudios universitarios porque, ya por aquellos años, otras dos profesiones absorbían todas sus iniciativas laborales y culturales: por un lado, trabajaba como tipógrafo en una imprenta merideña, profesión que, compaginada con otras muchas actividades, mantuvo a lo largo de toda su existencia; por otra parte, el contacto con los medios impresos le introdujo de lleno en el mundo del periodismo, ocupación que se convirtió en el centro de su vida laboral y en el principal cauce de difusión del resto de su producción escrita.

Muy pronto comienza su labor como tipógrafo y periodista. Son varios los periódicos y revistas que funda, dirige, redacta, o en los que simplemente colabora, como Páginas Sueltas (1882-1883) y El Comercio (1884), ambos junto con José Antonio Parra Picón, El Lápiz (1885-1897), El Centavo (1900), El Billete (1902), el Mosaico (1921-1923), este último con su hijo José Rafael Febres Cordero, por sólo mencionar los más conocidos.

Su actividad en la Universidad de Los Andes es larga y fructífera, especialmente como catedrático de Historia Universal (1892-1924), todo lo cual lo lleva a ser nombrado vicerrector interino (1912) y rector honorario (1936). En 1883 contrae matrimonio con Teresa Carnevali Briceño, con quien procreará varios hijos. Desde el punto de vista tipográfico desarrolla la técnica de la imagotipia (1885), o arte de representar imágenes con tipos de imprenta. También se ocupa de la foliografía (1896), técnica que reproduce mediante impresión las hojas de las plantas.

En cuanto a su obra, se puede decir que es polifacética por abarcar aspectos propios de la historia, la literatura, la antropología, el derecho, la educación y otras ramas del conocimiento. Por lo mismo, no es raro que su escritura se exprese en distintos géneros: crónica, ensayo, cuento, novela y poesía.

Entre sus principales libros impresos a lo largo de su vida, conviene recordar los títulos siguientes: Don Quijote en América o la cuarta salida del ingenioso hidalgo de La Mancha (Mérida: Tipografía El Lápiz, 1905); La hija del cacique o La conquista de Valencia (Valencia: Imprenta Maduro, 1911); Tradiciones y leyendas (Mérida: Tipografía El Lápiz, 1911); Pancriollismo (Mérida: Tipografía El Lápiz, 1917); Memorias de un muchacho (Mérida: Ediciones Febres Cordero, 1924); Colección de cuentos (Caracas: Suramericana, 1930); y Archivo de historia y variedades (Caracas: Sur América, 1930-31). Sin lugar a dudas, entre todas esta obras la que mayor fama literaria le reportó en su tiempo (y la que actualmente brilla como el mejor exponente de su prosa creativa) es la recopilación de narraciones breves publicada bajo el título genérico de Colección de cuentos, libro en el que Tulio Febres Cordero se sirve de un lenguaje claro y sencillo -en su pretensión de coloquial, casi diríase que ingenuo- que refleja a la perfección el paisaje y los tipos humanos más característicos de la región de Mérida.

Debe indicarse que el aporte fundamental de Tulio Febres Cordero a la cultura intelectual venezolana, está en haber estudiado la historia de Mérida, de los Andes y de sus áreas de influencia, es decir, el territorio que desde principios del siglo XVII formará el corregimiento de Mérida. Mediante artículos, discursos, informes, prontuarios, compilaciones documentales y otros escritos, divulga la trayectoria histórica de esa región desde el período prehispánico hasta el siglo XX. Su heterogénea producción intelectual se caracteriza por abordar conjuntamente los hechos de la historia grande o formal (conquistas, fundaciones, revoluciones, guerras, etc.) con los de la historia pequeña o cotidiana (costumbres, creencias, modos de vida, etc.). Es notable su interés por dar a conocer en un lenguaje sencillo las tradiciones, mitos y leyendas, expresiones que si bien no forman parte de la historia académica, sin embargo, ayudan a entender la psicología de los pueblos, en este caso de la región andina.

Durante su existencia, Tulio Febres Cordero es objeto de muchas distinciones, entre ellas ser admitido en instituciones académicas tanto de Venezuela (miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia y de la Academia Venezolana de la Lengua) como del extranjero. Cabe mencionar que en 1978, los herederos de la familia Febres Cordero donan a la nación la colección de impresos y documentos pacientemente reunidos por el escritor merideño, así como lo dejado por su hijo José Rafael. Hoy estos materiales pueden ser consultados en la Biblioteca Febres Cordero del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, con sede en Mérida.

Tulio Febres Cordero murió el 3 de junio de 1938.

Un año después de la desaparición del escritor venezolano vieron la luz sus Páginas íntimas (Mérida: Imprenta del Estado, 1939), obra a la que siguieron otras muchas recopilaciones de los escritos de Febres Cordero, como las tituladas Mitos y tradiciones (Caracas: Ministerio del Educación, 1952) y Páginas sueltas (Mérida: Universidad de Los Andes, 1956). Toda su producción literaria y ensayística, recogida en seis volúmenes, vio la luz bajo el título de Obras completas (Bogotá: Antares, 1960), publicación a la que aún habrían de añadirse las Memorias de Tulio Febres Cordero (1910) (Mérida: Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, 1979) y la Antología bolivariana (Mérida: Concejo Municipal del Distrito Libertador, 1983).

 

Addthis
 

www.pamerida.com
Pa'Mérida - Guía turística y cultural